Buscar este blog

Txomin Pérez. Con la tecnología de Blogger.

Son molinos

Son molinos

Guerras

6 de marzo de 2015



En este número de Iglesia en Palencia, nuestro Obispo titula su carta con un interrogante: “¿GUERRA SANTA?”. Y por supuesto... la respuesta es no. “Santa” no. Pues ningún Dios ve con buenos ojos el asesinato de inocentes. Y matar en nombre de Dios es grave pecado. Contra los hombres... y contra Dios. Y la enseñanza de la Iglesia exhorta a que las relaciones entre los pueblos encuentren su regulación en la razón, la equidad, el derecho, la negociación... al tiempo que excluye el recurso a la violencia y a la guerra, a formas de discriminación, de intimidación y de engaño.

Pero a veces “no quedan más narices”. Y la Iglesia -que es pacífica, no pacifista... que son cosas distintas- reconoce que «las exigencias de la legítima defensa justifican la existencia de las fuerzas armadas en los Estados, cuya acción debe estar al servicio de la paz» [DSI 502] y «el derecho al uso de la fuerza en legítima defensa está asociado al deber de proteger y ayudar a las víctimas inocentes que no pueden defenderse de la agresión (...) en algunos casos es brutalmente asesinada o erradicada de sus casas y de la propia tierra con emigraciones forzadas, bajo el pretexto de una “limpieza étnica” inaceptable» [DSI 504]. Nos encontraríamos pues, ante una GUERRA JUSTA... o mejor dicho, ante un justificado uso de la fuerza. Y, en mi opinión, uso legítimo -y añadiría que urgente- ante los graves acontecimientos que se repiten en Siria e Irak.

Pero sigo rumiando y, no tengo la más remota idea de por qué, me vienen a la cabeza la cantidad de GUERRAS INJUSTIFICADAS que emprendemos todos los días. “Guerras de andar por casa” por los motivos más absurdos que se nos puedan ocurrir, sin justificación alguna... y en las que no gana nadie... y perdemos todos. “Guerras de andar por casa”... porque, por ejemplo, has puesto esa silla donde a mí no me gusta; o te has sentado en esa silla sin mi permiso; o has pintado esa silla de un color que no pega por las paredes; o estás dando un uso no habitual a esa silla. “Guerras de andar por casa” que no dejan víctimas mortales... pero que destrozan la convivencia. “Guerras de andar por casa” absolutamente evitables porque repito... no hay ganancia... y sí mucha perdida.

En definitiva... todas ellas son GUERRAS ABSURDAS, que es lo que son todas las guerras: absurdas. Porque lo racional y verdaderamente humano y, por supuesto, cristiano, es el diálogo, la comprensión, la acogida del otro, el consenso (un mismo sentir) y la cordialidad (un mismo corazón). Cinco armas al alcance de todos -poderosos y humildes- para acabar con las guerras. Pues como nos dijo Pío XII un 24 de agosto de 1939: «Nada se pierde con la paz; todo puede perderse con la guerra».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

En Ivox

En Twitter

Más leído