Buscar este blog

Txomin Pérez. Con la tecnología de Blogger.

Son molinos

Son molinos

Interrumpir

27 de abril de 2015



Para ser fieles a la verdad... hay que reconocer que el Diccionario de la Real Academia de la Lengua no se moja. En su afán por el “limpia, fija y da esplendor” me deja igual que estaba. Pues nos dice que la palabra “interrumpir”, que viene del latín “interrumpere”... significa “cortar la continuidad de algo en el lugar o en el tiempo”. Pues muy bien... tengo que dejar a un lado al Diccionario y marcharme a la vida diaria.

Vamos a suponer que estoy tan agustico en mi casa viendo mi serie favorita... que podría ser Juego de Tronos... la que recomienda Pablo Iglesias a Felipe VI... y, de repente, sale una señorita diciendo: “Interrumpimos la emisión de este programa para conectar con el Palacio de la Moncloa. Va a comparecer el Presidente del Gobierno para hacer un importante anuncio”.

Yo ya sé que ese “interrumpir” no significa “cancelar” o “dar por finalizado”... y que una vez que el Presidente del Gobierno haya hecho su importante anuncio... podré seguir viendo Juego de Tronos. Tan contento.

Vamos a suponer que, también tan contento, salgo de mi casa para ir a trabajar. Y en el portal me encuentro un cartel que pone: “Mañana, 17 de abril, se interrumpirá el suministro de agua por motivo de unas obras de mantenimiento en el colector general”.

Yo ya sé que ese “interrumpir” no significa “cancelar” o “dar por finalizado”... y que una vez que solucionado el problema en el colector... el suministro de agua se reanudará. Y, posiblemente, cuando vuelva de trabajar tendré agua. Como cantaba Espinete en Barrio Sesamo: “Agua, pa bañarse, pal cocido y pa bañarse”. Y yo... tan contento.

El nudo llega cuando los expertos en ingeniería social... entran en los terrenos de la ingeniería verbal. Y aceptamos la corrupción del lenguaje sin inmutarnos. Y esta “batalla del lenguaje” es especialmente furibunda en toda discusión de situaciones donde la vida y dignidad de seres humanos se ve amenazada. Y nos encontramos una constante la manipulación del lenguaje: palabras o frases característicamente ambiguas... artificialmente creadas. Un lenguaje de medias tintas, enmascarado, muy lejano y ajeno a aquella frase del Evangelio: «que tu sí sea sí, que tu no sea no» (Mt 5, 37). Un lenguaje que contribuye de manera fundamental a que el límite entre lo aceptable y lo inaceptable se haga borroso.

Y de la mano de estos ingenieros e ideólogos, nos hemos acostumbrado a eufemismos... que tragamos sin masticar... y poco a poco hemos perdido la capacidad de discernimiento. Y escuchamos, o decimos, sin ningún rubor, “interrupción voluntaria del embarazo”.

Y hasta aquí hemos llegado... porque cuando yo oigo “interrupción voluntaria del embarazo”... tengo que saber, y tengo que decir... que “interrupción” NO. El embarazo NO va a continuar tras la conexión con la Moncloa para que comparezca el presidente del Gobierno, ni va a continuar una vez solucionados los problemas en el colector. El embarazo finaliza. La vida que crece en el interior de la madre se acaba. Un ser humano no nacido muere.

Pero... dónde va a parar... es mucho más tranquilizador de conciencias decir “interrupción voluntaria del embarazo” que decir “aborto”, una palabra que todavía sigue sonando dura... y nos aleja del elemento central: la eliminación de un ser vivo.

Un aborto no es una “interrupción del embarazo”. Un aborto es una liquidación por cierre. Un aborto es un mal a evitar. Un aborto es un crimen. Un aborto es una tragedia para toda la humanidad.

San Telmo

17 de abril de 2015

Jueves Santo: Día del Amor Fraterno

2 de abril de 2015






Estoy generoso. Te regalo un Décimo de Lotería. Un Décimo que tiene el premio asegurado... si así lo quieres. Y un Décimo con el que puedes cambiar el mundo.

Para empezar, busca un momento de tranquilidad. Para pensar: ¿Soy un premio Gordo para las personas que viven a mi lado? ¿O soy un segundo premio, o un tercero, o un cuarto? ¿O soy una pedrea? ¿O un reintegro? ¿O no reparto nada porque todo me lo quedo?

¿Qué premio soy? ¿Qué hago con las “capacidades” que tengo? La capacidad de acoger, de escuchar, de ser cercano, de dar ánimo, de ayudar, de empatía, de compasión, de respetar, de perdonar, de gratuidad, de compartir, de alegrar, de pacificar y de defender contra la injusticia... ¿Las uso o las echo a perder?

Repasa cada una de estas “capacidades”... y trata de ver en qué medida la tienes desarrollada. Incluso, si crees que falta alguna... añade otras que puedan contribuir a construir la fraternidad entre las personas. Repasa también sus “contrarias”, por ejemplo si hay personas a las que no escuchas o no haces ni caso, o si hay personas que no acoges porque las “descartas” de tu vida, las excluyes, marginas, las tienes etiquetadas...

No se te olvide repasar los momentos en que has disfrutado del “Premio de la Alegría” de darte a los demás. Y responde... ¿Cuáles han sido las experiencias que más alegría o satisfacción te han causado?

Y a todo esto, no se me vaya a olvidar, rézalo y preséntalo al Señor que se da por nosotros.... Y recuerda las palabras del Papa Francisco: «A los cristianos de todas las comunidades del mundo, quiero pediros especialmente un testimonio de comunión fraterna que se vuelva atractivo y resplandeciente. Que todos puedan admirar cómo os cuidáis unos a otros, cómo os dais aliento mutuamente y cómo os acompañáis: “En esto reconocerán que sois mis discípulos, en el amor que os tengáis unos a otros”» (Evangelii Gaudium 99). Porque «una auténtica fe -que nunca es cómoda e individualista- siempre implica un profundo deseo de cambiar el mundo, de transmitir valores, de dejar algo mejor detrás de nuestro paso por la tierra» (Evangelii Gaudium 183).

Para todo ello tienes una fantástica oportunidad el próximo JUEVES SANTO, que celebramos el DÍA DEL AMOR FRATERNO.

 

En Ivox

En Twitter

Más leído