Buscar este blog

Txomin Pérez. Con la tecnología de Blogger.

Son molinos

Son molinos

Austeridad

24 de marzo de 2015



Antes de que se me olvide... que llevo ya tiempo dando vueltas la frase y como vienen campañas electorales y lo vamos a oír mucho... os lo voy a contar. Estoy un poco harto de la frase “hay que acabar con la austeridad”. Y con la de “no podemos permitirnos más políticas de austeridad”.

Vamos a ver, señores y señoras, ciudadanos y ciudadanas, amigos todos... LA AUSTERIDAD NO ES MALA. La austeridad debería ser norma. LA AUSTERIDAD ES UNA VIRTUD tanto en la vida privada como en la pública. La austeridad se opone al despilfarro, como la fealdad a la belleza. La austeridad está en contra de la ostentación hiriente. La austeridad incide en gastar en lo fundamental. La austeridad se opone al gastar en lo innecesario. A lo loco. Sin meditar. La austeridad es necesaria, nadie debe gastar más de lo que tiene ni adquirir deudas que desborden su capacidad de ahorro o de ingresos.

En el político, la austeridad constituye una norma de buen gobierno. Que haya que gastar el dinero público donde realmente haga falta... no tiene nada que ver con no ser austeros. Y ya nos dejó dicho el griego Solón -600 años antes del nacimiento de Cristo- que “la austeridad es una de las grandes virtudes de un pueblo inteligente”.

Y para un cristiano la austeridad en la vida significa dejar las cosas superfluas y a aprender a vivir con sencillez de vida compartiendo lo que somos y tenemos. Esta es la llamada de Cristo y de la Iglesia en este tiempo de Cuaresma: a la conversión a Cristo y a una práctica de la caridad que testifique la autenticidad de nuestra Fe.

Decir que hay que acabar con la austeridad... supone... o no tener ni idea de lo que es la austeridad, o ser muy demagogos... o tratar de engañar a la gente. O todo junto y a la vez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

En Ivox

En Twitter

Más leído