Buscar este blog

Txomin Pérez. Con la tecnología de Blogger.

Son molinos

Son molinos

Cayo Carpo y San Frontón

24 de julio de 2015

La diócesis de Osorno

17 de julio de 2015

Entenderse

16 de julio de 2015

Tengo a Natalia en la mesa de al lado. Hablamos de las vacaciones. Ella las pasa en Portugal. En Aveiro. Un lugar precioso... con unas playas preciosas. Y le pregunto:

- Oye Natalia... el pequeño Lucas... cuando está en la playa... ¿juega con otros niños?

- Pues claro... cómo no. Y bien que se lo pasa -me contesta.

Y yo, que sé... que en Portugal hablan portugués... le vuelvo a preguntar:

- ¿Y cómo se entiende con los niños portugueses?

Y me contesta Natalia:

- Pues si se pone a jugar con un niño, en la playa o en el parque... Lucas habla en español y el otro niño en portugués. Y se entienden perfectamente.

Acabáramos. Lucas, con sus cuatro añazos... políglotamente hablando... juega con otros niños de cuatro añazos... y se entienden. Y lo pasan bien juntos. Y cuando acaban, uno dice “adiós, hasta mañana”... y el otro dice: “Adeus. Até amanhã”. O algo así.

Esto de Lucas y sus amigos, ya mismo os digo, es de mucha enseñanza. Si dos personas quieren entenderse y hacer cosas juntas... lo hacen. Aunque las barreras sean importantes... si se quiere, se puede. Y cuando digo dos personas me vale dos instituciones, dos colectivos, dos países... o el mundo en general.

Ergo... el problema se traslada al “si se quiere”.

«Es hora de saber cómo diseñar, en una cultura que privilegie el diálogo como forma de encuentro, la búsqueda de consensos y acuerdos, pero sin separarla de la preocupación por una sociedad justa, memoriosa y sin exclusiones» nos dice el Papa Francisco en la Evangelii Gaudium [n. 239].

Me quedo con el ejemplo, a pequeña escala... del pequeño Lucas y su pandilla portuguesa. Si ellos pueden... los demás también... si queremos.

Por cierto... feliz mes de agosto. En la medida que podáis... disfrutadlo al máximo.

Dios... ¿como coartada?

6 de julio de 2015



El pasado 27 de junio, al día siguiente de la sangrienta cadena de atentados en Francia, Túnez y Kuwait, en un periódico español podíamos leer, entre otras cosas, lo siguiente:

«No, Dios no es bueno. Y sí, Dios está detrás del IS, y lo ha estado de la mayoría de horrores de la Historia, y al contrario de los biempensantes de hoy, cuando escucho religión veo violencia, desde la interpretación judeocristiana del Génesis, con un asesinato entre hermanos, hasta Alá en manos de los terroristas.

Un mundo sin Dios sería un mundo objetivamente mejor. Sería, para empezar, un mundo sin coartadas. Tanto para hacer el mal como para hacer el bien».

Un mundo sin Dios... parece ser que esta es la mejor propuesta que tienen algunos. Por lo visto... el problema no es la nefasta interpretación que algunos “creyentes” hacen de su fe, no es no ver al otro como hermano, no es el nulo respeto a la vida de los demás... el problema, en definitiva, es Dios.

Algo habremos hecho mal los creyentes, en el pasado y en el presente, para que algunos -de mirada corta- cuando miran a Dios y a los creyentes... vean al Demonio y a sus seguidores.

Pero también es cierto que, detrás de esta “mirada corta”... hay un objetivo claro... y con vocación de llegar lejos: erradicar la presencia de Dios en nuestro mundo. Erradicar la presencia de Dios en el espacio público... y si se puede también en el privado. Señalar a los creyentes como peligrosos y enemigos de la libertad,  de la paz, de la convivencia, del progreso, del futuro...

La Doctrina Social de la Iglesia no admite dudas: «El terrorismo es una de las formas más brutales de violencia que actualmente perturba a la Comunidad Internacional, pues siembra odio, muerte, deseo de venganza y de represalia» (513). «El terrorismo se debe condenar de la manera más absoluta. Manifiesta un desprecio total de la vida humana, y ninguna motivación puede justificarlo, en cuanto el hombre es siempre fin, y nunca medio» (514). Y «es una profanación y una blasfemia proclamarse terroristas en nombre de Dios. Ninguna religión puede tolerar el terrorismo ni, menos aún, predicarlo» (515).

El infecto artículo antes mentado finalizaba con «un mundo sin coartadas. Tanto para hacer el mal como para hacer el bien». Y esto es, casi, lo que me más me ha ofendido. Mal me parece hacer el mal en nombre de Dios y profanar su nombre... Mal. Pero...

¿Dios una coartada para hacer el bien? Amar al otro como a mí mismo... esto es el Mandamiento del Amor. Es humanidad. Es necesidad. Por más que el memo que firma estas memeces no lo entienda.

 

En Ivox

En Twitter

Más leído