Buscar este blog

Txomin Pérez. Con la tecnología de Blogger.

Son molinos

Son molinos

Bienaventurado

16 de abril de 2014



«El lunes pasado, en Homs, Siria, fue asesinado el Revdo. P. Frans van der Lugt, un jesuita, holandés, hermano mío, de 75 años, que llegó a Siria hace unos 50 años, que siempre ha hecho bien a todos, con gratuidad y amor, y por lo tanto era amado y respetado por cristianos y musulmanes.

Su brutal asesinato me llena de profundo dolor y me hace pensar, una vez más, que todavía mucha gente sigue sufriendo y muriendo en ese atormentado país -mi amada Siria- que desde hace ya demasiado tiempo sigue siendo presa de un sangriento conflicto, que sigue cosechando muerte y destrucción.

Pienso asimismo en las numerosas personas secuestradas -cristianos y musulmanes- sirios y de otros países, entre los que hay obispos y sacerdotes. Pidamos al Señor que pronto puedan volver a estar con sus seres queridos y con sus familias y comunidades.

Invito de corazón a todos a unirse a mí en la oración por la paz en Siria y en la región, y lanzo un apremiante llamamiento a los sirios y a la comunidad internacional: ¡callen las armas y se ponga fin a la violencia! ¡Nunca más guerra! ¡Nunca más destrucción! Que se respete el derecho humanitario, se brinde ayuda a la población necesitada de asistencia humanitaria y se logre alcanzar la anhelada paz a través del diálogo y de la reconciliación. A Nuestra Madre María, Reina de la Paz, pidámosle que dé este don de la paz para Siria. ¡Y recemos todos juntos: Dios te salve María!»

****

Hasta aquí las palabras del Papa Francisco el pasado 9 de abril... pero... ¿qué había pasado?

****

El Padre Frans van der Lugt, tras pasar por el Líbano, llegó a Siria en 1966... con el ánimo de tender puentes de paz y de comprensión recíproca. Y a ello se dedicó.

Medio siglo comprometido con los necesitados... sin distinguir si eran cristianos o musulmanes. Y al frente de un albergue para cuarenta menores con discapacidad intelectual provenientes de familias sin recursos.

Vivía en Homs, una de las ciudades más castigadas por la guerra. Este buen hombre se negó a ser evacuado mientras las personas que allí quedasen siguieran pasando hambre o necesitasen su ayuda. «Me quedaré aquí con mi gente. Yo soy el pastor de mis ovejas», había dicho. Durante los últimos tiempos... con serias dificultades para conseguir alimentos y alimentar a su rebaño.

Hasta que el 7 de abril... hombre armados lo golpearon... y le pegaron dos tiros en la cabeza, frente a la residencia de los jesuitas.

A veces trato de meterme en la cabeza del asesino... para tratar de buscar una “justificación”... una “lógica” en lo ilógico. Y en ocasiones como esta... solo encuentro LA NADA MÁS ABSOLUTA.

Descanse en Paz el Padre Frans. Bienaventurado por ser odiado, excluido, insultado, y asesinado por causa del Hijo del hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 

En Ivox

En Twitter

Más leído